28.1.04

Pimpi Lane

26.1.04

25.1.04

Ten Years After - I'd Love To Change The World
I'd love to change the world
but I don't know what to do
So I'll leave it up to you
Me encantaría cambiar el mundo
pero no se qué hacer
Así que te lo dejaré a vos

23.1.04

En forma

19.1.04

El Dolina del Mes

La señorita Claudia le pregunta a Ferro:
-¿Quién fundó la ciudad de Asunción?
Ferro lo ignora y lo confiesa. La maestra intenta por otros rumbos.
-Tissot.
-No sé, señorita.
-Rossi.
Silencio. El ambiente se pone pesado porque quizá la señorita Claudia enseñó aquello el día anterior.
-Maldonado.
Nada. Claudia frunce el ceño y ensaya unos reproches generales.
Frezza, el tano Frezza, lo sabe de algún modo misterioso. Es extraño el camino que siguen las nociones: suelen alojarse donde menos se piensa.
-Núñez. López. Dall'Asta.
Tampoco. Frezza espera, sobrador, sin levantar la mano. Cosa de manyaorejas, piensa.
La señorita Claudia se dirige a las niñaz y pronuncia el nombre amado. Frezza está muy lejos para soplar y la morocha que lo enloquece no puede contestar. De pronto, la maestra lo mira.
-Frezza.
Y el niño taura, que tal vez necesita anotarse un poroto, se levanta, mira hacia el banco y de la morocha y dice casi triunfal:
-No lo sé.
Si es que nadie lo sabe, estará bien no saberlo. Frezza se sienta y se oye entonces, como en una horrible blasfemia, la voz de Campos, injuriosa:
-¡Juan de Salazar!
Pasaron los años. La morocha no conoció el amor de Frezza ni tampoco su gesto elegante y generoso.
Si alguien califica estas lecciones en alguna Libreta Celeste, Frezza tendrá un nueve. Y si ni siquiera existe esa Libreta, entonces tendrá un diez.

10.1.04

Whisky!


Terna Revelación
Junto a Séptimo sentido y Es lo que hay
Terna Mejores Fotos
con Sensei Nitsuga y Arbitrario

Actualización 20/01/04: Mil gracias a todos! Me llevo dos Gabos para la mesita de luz.

9.1.04

5 ó 6

8.1.04

Irreversible

Caminaba por la avenida Jujuy y se me aparece Doc. Brown en el DeLorean y me invita a viajar a través del tiempo. Primer destino Estadio Velez Sarsfield, febrero del 1981. Disfrutamos del recital de Queen, charlamos con Freddy y le advertimos sobre su futura enfermedad. Continuamos rumbo a Nueva York. 7 de diciembre de 1980. Mark Chapman cruzando la calle, acelero y sin querer lo atropello. Muerte instantánea. Seguimos. 1987, visitamos al rey del pop y logramos convencerlo de que su rostro está perfecto. Boston, 21 de junio. Sentados en primera fila disfrutamos del golazo del Diego a Grecia. Luego del partido saludos y prevenciones pertinentes.
Regresamos a Buenos Aires para reunirme comigo mismo versión 88. Nadie me reconoce excepto mi pequeño yo, que se encuentra en cama a causa de la varicela. Aprovecho el mágico momento, arriesgándome a un posible caos de espacio-tiempo sólo para aconsejarle: “No te arranqués la cascarita de la nariz porque te va a quedar un agujerito”.
Regreso al presente. Freddy Mercury y Lennon igual se murieron. A Maradona le dió positivo y obviamente yo no evité rascarme y la cicatriz perdura. En cambio Michael Jackson jamás volvió a operarse la cara pero sigue apareciendo en todos los noticiarios y nadie le cree.